Cómo elegir mantelería para boda

Cómo elegir la manteleria para tu boda

A la hora de organizar una boda, es importante que nos centremos en cada uno de los detalles para conseguir que todo esté perfecto. En este sentido, algo que no puede pasar desapercibido en un día tan especial es la manteleria.

Cómo escoger la mantelería el día de la boda

Hay varias cosas a tener en cuenta cuando llega el momento de elegir un elemento tan determinante. A pesar de que pueda parecer un aspecto secundario, posee una función que va más allá de lo decorativo, como, por ejemplo, la comodidad de las servilletas o la suavidad que aporte el propio tejido del mantel.

Lo primero que se debe determinar es el tipo de celebración que vas a realizar. Esto marcará la línea de la decoración, ya que no es lo mismo escoger este tipo de detalles para una boda clásica que para una más desenfadada.

En una celebración clásica todos los elementos deben seguir una línea de tonos suaves, como el color hueso, el marfil o tonalidades verdes y azules sutiles. Sin embargo, en un enlace más alegre y desenfadado es tendencia utilizar tonos fucsias y llamativos.

Por otra parte, algo que también se ha de valorar es la época del año en la que hacemos el enlace, ya que hay tejidos específicos para cada estación. Aquí también influyen los colores. En los meses de otoño e invierno, estos suelen ser más oscuros, mientras que en verano y primavera se apuesta más por los tonos pastel.

Además, la ubicación es muy importante a la hora de elegir estos complementos. Dependiendo de si el evento es en interior o si se celebra en exterior, deberías centrarte en escoger un tipo de encaje u otro para que sea acorde al nivel de elegancia de la ocasión. De esta manera, se determina el tono que va a seguir la elección de los demás detalles.

Otra cosa que no hemos de olvidar es el horario del enlace. Si es durante el día, es normal que haya colores más alegres, incluso bordados o estampados que combinen con el resto de la vajilla, menaje y centros de mesa. Para la noche, sin embargo, se suelen emplear tonalidades neutras y doradas que aporten un toque mágico al ambiente. Además, si se celebra en interior, los tonos claros proporcionan una mayor luminosidad al entorno.

Todos estos consejos son claves cuando llega el momento de escoger la mantelería perfecta. Esperamos que te ayuden a la hora de determinar tu decisión final. Si quieres conocer más aspectos importantes que te servirán para llevar a cabo una celebración inolvidable, puedes darte un paseo por nuestra página web. Descubrirás nuevas ideas que te ayudarán a seleccionar las mejores opciones para desarrollar tu evento.

Sin comentarios

Añadir un comentario